Olivera

Este gran evento, que organizan de manera conjunta el Ayuntamiento de Olvera y la Institución Ferial de Cádiz con carácter anual, congrega en el municipio serrano de Olvera a medio centenar de expositores y recibe miles de visitantes interesados en conocer las últimas novedades del sector oleícola.

Productores, recolectores, almazaras y cooperativas de aceituna y aceites, productores de artesanía, embutidos y quesos, empresas del turismo y de maquinaria agrícola son algunos de los sectores que se dan cita cada año en OLIVERA.

Como complemento a la exposición comercial, de forma paralela, se organiza un programa de actividades dirigidas tanto a profesionales como al público en general, en las que el Aceite de Oliva de la Sierra de Cádiz es el protagonista. Como ejemplo, el propio recinto acoge la celebración de cursos de marketing para mejorar las técnicas de venta del aceite y de productos derivados de la explotación del olivar de montaña a empresas.

En el apartado dirigido al público en general, el abanico de actividades incluyen la organización de catas dirigidas, cocina en vivo, concurso de gastronómico, degustaciones de platos tradicionales, espectáculos de cante y baile, desayuno molinero y un concurso de pintura en la que, igualmente, el olivar y el aceite son el eje central.

En OLIVERA, los más pequeños también tienen su espacio, instalándose un espacio con actividades y talleres infantiles que van desde las manualidades hasta la celebración de  un concurso de cocina; todo ello con la intención de acercar este producto a los más jóvenes como apuesta de futuro.

A todo ello hay que sumar visitas guiadas a la Cooperativa Los Remedios Picasat, el Museo de Carruajes y la Olvera monumental, junto con actuaciones musicales.

Esta feria, en definitiva, busca promocionar un producto de una calidad superior, que es seña de identidad de toda una comarca y que dinamiza la actividad económica no sólo desde el sector primario, con los productores y distribuidores y la venta del producto, sino desde el cultural y turístico como elemento que define la forma de vida de toda una zona que, debido a su particular orografía, se enfrenta a muchas dificultades para la eplotación del olivar de montaña, lo que, por otro lado, redunda para bien en las características de su aceite.